REIKI: LA ENERGÍA UNIVERSAL Y LA ENERGÍA VITAL. Su aplicación con las manos

Jun 18, 2020 | Articles

En Hridayam valoramos el Sistema Terapéutico Reiki como una ayuda complementaria a cualquier otra práctica médica. Nuestro enfoque es eminentemente espiritual, una dharsana o visión de la vida, que puede ayudarnos a comprender y realizar la propia creencia espiritual o religiosa de cada uno, sin renunciar a ella, antes al contrario, integrándola en nuestro quehacer diario. 

Desde este punto de vista el Reiki puede ayudarnos a conocernos y equilibrarnos emocionalmente, ayudando así en cualquier proceso curativo implantado por el médico de cabecera o especialista. El aspecto curativo, psico-fisiológico queda en un plano que, por no pertenecer al estamento médico, no nos corresponde.

“Penetrando en la tierra yo soy con mi energía vital el sostén de todas las criaturas, y convertido en soma jugoso, nutro y doy sabor a las plantas.

Transformado en calor, animo el organismo de todo lo que respira, y combinándome con el aliento inhalatorio y exhalatorio, llevo a cabo la digestión de los alimentos”.

Bhagavad Gita (550 A.c.)

Desde  la antigüedad todas las culturas coinciden en que existe una “Energía Universal” que impregna y sustenta al cosmos en su totalidad como una unidad, y una de sus manifestaciones en una frecuencia de vibración más baja, es la energía vital que anima a los seres vivos.

En la India fue llamada Prana. Los yoguis “cultivan” éste prana mediante la respiración, la meditación y determinados ejercicios físicos para elevar su frecuencia vibratoria con la finalidad de unir cuerpo, mente y alma con la finalidad de permanecer así en armonía con la Gran Mente Divina, consiguiendo, supuestamente, mantener   unos estados  de conciencia que les permiten conservar la armonía, la juventud y la salud. 

Definen hasta cinco tipos de funciones de tal prana en la actividad psicofisiológica del ser humano.  

Detallamos y explicamos de forma muy básica según el Ayurveda:

  1. Prana que es absorvente y que rige la absorción de impresiones a través de los cinco sentidos mediante mente, corazón y conciencia
  2. Udana, que es ascendente y que rige la exhalación y el habla, responsable de la memoria, la fortaleza, la voluntad y el esfuerzo
  3. Samana, que rige la digestión y asimilación de nutrientes. Predomina en los órganos internos. Es equilibrante y contractivo.
  4. Vyana, que rige el sistema circulatorio y a través de él las articulaciones y músculos.
  5. Apana, que rige la absorción del agua y apoya al sistema inmune. Es descendente causando la descomposición.

En China se utiliza la palabra Chi o Qui, en japonés KI, para expresar el estado de energía de algo, existente de manera sutil, preferentemente en las cosas vivas. Para los chinos existen varios tipos de Chi, por ejemplo y también básicamente según la medicina china:

  1. Tian Chi, que es la energía celeste.
  2. How Chi, que es la energía vital.
  3. Ren Chi, que es la energía vital humana.
  4. Goe Chi, que es la energía del espíritu.

Existen dos fuerzas o polaridades universales el Yin y el yang, de cuya interacción surge todo lo creado y que deben estar en equilibrio.

El Chi, contiene Yang o energía masculina y el Yin o energía femenina y del equilibrio entre ambas surge la armonía universal, física y mental.

El hombre es un microcosmos integrado en el macrocosmos universal y cósmico y todo rige por los mismos principios: “Lo que es arriba, es abajo”.

En nuestros cuerpos físicos y sutiles existe una red energética, por donde circula el Ki, formada por los chakras, los meridianos y los nadis.

Mediante la acupuntura se actúa en este sistema energético para restablecer el equilibrio entre el yin y el yang.

Existen básicamente tres tipos de Chi: 

  1. Ki celeste 
  2. Ki terrestre, (ambos son macrocósmicos) 
  3. Ki humano que es microcósmico.

El Chi, Ki, Prana o Qui, es una sustancia energética omnipresente en el universo que tiene propiedades nutritivas y también posee la conciencia de la reorganización celular, de forma que aporta a las estructuras atómicas y moleculares una tendencia hacia la reorganización y la armonía.

Si hay  Prana hay vida, por ello  cuando el cuerpo muere el Prana lo abandona, cesa la vibración  a nivel subatómico, y se produce el caos y la descomposición física.

Uno de los objetivos de la medicina china es lograr y mantener el equilibrio del Qui, o sea del yin y del yang, en todo el sistema, y como esto es un  proceso cambiante que hay que mantener y que dura toda la vida, para ello, existen diversas técnicas energéticas, que estudian la manipulación consciente de la energía vital, de forma que mediante técnicas respiratorias, ejercicios precisos, visualizaciones y masajes, pueden dirigir el Qui a cualquier parte del cuerpo e incluso fuera de él.

En India los Maestros realizan el mismo proceso a través del Yoga, en sus diferentes concepciones, casi tantas como personalidades distintas existen. Su base médica se encuentra en los tratados del Ayurveda, la medicina tradicional hindú.

En la edad media Paracelso creía en una fuerza vital controlada por la imaginación que podía producir efectos saludables o enfermizos, a la que llamó arqueo.

En el S. XVIII Mesmer le otorgó naturaleza magnética y decía que el individuo era el medio por el cual se transmitía  desde el cosmos la fuerza curativa a la que llamó magnetismo animal; en el 

S. XIX, Riechenbach la llamo fuerza ódica y en la escuela del Este se denominó bioplasma.

En el S. XX, Wilhelm Reich, discípulo de Freud y precursor de la Bioenergética, la llamó Orión, y decía que la carga de Orión de los tejidos y de las células de la sangre determina el grado de susceptibilidad a las infecciones y la disposición a la enfermedad, y que con la introducción de la energía orgánica desde el  exterior (con el Reiki lo hacemos) se alivia al organismo de la carga de consumir el Orión de su propio cuerpo en la lucha contra la enfermedad.

Poco después hacia 1940, un alumno de Reich, Alexander Lowen se centró en los efectos de la energía en el cuerpo humano, estableciendo en sus estudios y  técnicas que los procesos energéticos determinan lo que sucede en la mente y también lo que sucede en el cuerpo y que la energía de una persona determina su personalidad.

Así nació la Bioenergética que es una técnica para ayudar a la persona a volver a su cuerpo, disfrutar de la vida y recuperar su naturaleza primaria de seres  libres y bellos.

La energía espiritual produce salud y procede de esa sensación de conexión con una fuerza superior a nosotros, de forma que la perdida de esa sensación de conexión con las demás  personas, los animales y la naturaleza, nos produce un trastorno de salud, pero cuando una persona aumenta su energía  mediante estas técnicas y muy especialmente mediante el Reiki, su espíritu crece y, cuando la energía de nuestros cuerpos (energía vital) está en contacto e interactúa con  la energía del universo (Energía Universal), nos produce una sensación de plenitud y de vuelta a los orígenes, que nos satisface, nos llena y nos nutre. Aunque debido al estrés y al ritmo de vida actual, muchos  han perdido esta conexión con el resultado de que estas personas se sienten aisladas, enajenadas, desconectadas, infelices e insatisfechas y están más predispuestas a la enfermedad.

Con el Reiki realizamos una aportación energética pura a nuestros cuerpos materiales e inmateriales y con este aumento de Energía Universal de amor, conseguimos un efecto principal sanador, por activación de los propios mecanismos del cuerpo que tienden al equilibrio emocional y a la supervivencia y un efecto secundario de expansión de conciencia, ya que si nuestros cuerpos están sanos y desbloqueados, la energía circula libremente, la conciencia se expande y nuestra duda existencial disminuye al aumentar y reforzarse nuestra sensación cósmica de conexión con lo superior y con Dios.

El campo energético universal no tiene un componente único, sino que está compuesto por una superestructura de puntos geométricos  perfectamente organizados y de otros elementos como puntos luminosos aislados y pulsantes, diferentes tramas de líneas energéticas, algo semejante a chispas aleatorias, y emiten pulsaciones sincronizadas que pueden ser percibidas por los sentidos.

Esta Energía Universal fue utilizada desde hace siglos  por muchas civilizaciones para la sanación, mediante la imposición de manos. En Japón y China, siglos antes de Cristo ya se conocían el masaje Shiatsu y la acupuntura; en la India y el Tíbet se practicaba el control del Prana dirigido a la sanación mediante técnicas secretas de yoga. También en Egipto y en toda África existen testimonios de que se utilizaba la curación con la imposición de las manos. 

El Reiki, al transferirnos la Energía Universal pura, contribuye a aumentar el Chi/Prana en nuestros cuerpos materiales e inmateriales y también a restablecer el equilibrio entre el yin y el yang. El Reiki cuenta con un aspecto diferenciado muy importante que es la utilización de símbolos energéticos de contenido espiritual que fortalecen y potencian la energía. (Manual de Reiki)

Sobre nosaltres

Som una organització espiritual dedicada a la pràctica i contemplació de l'Ésser, la meditació i la pregària, fundades en els valors humanitaris del IOGA...

[ Segueix... ]