Memorial de las Virtudes de Usui Sensei, el fundador del REIHO (REIKI RYOHO)

Jun 10, 2020 | Hridayam

“REI HO CHOSO USUI SENSEI KUDOKU NO HI”

“Se le llama “TOKU”, virtud personal, cuando una persona ha trabajado duramente y con empeño consigo mismo, y ha conseguido desarrollarse interiormente. Cuando una persona difunde la manera de entrenar, enseñar y salvar a los demás, y lo aplica a las personas, a eso se le llama “KOU”, méritos o contribución social. Se les llama grandes maestros a las personas cuando sus méritos y su contribución social son elevados, y su virtud personal es muy grande. Todos los sabios, filósofos y los hombres intelectuales que han fundado alguna escuela para enseñar alguna ciencia, o para difundir alguna religión, han sido hombres de grandes méritos y de alta virtud personal que además aportaron una enorme contribución social.

El Maestro Usui era como todos esos hombres. Usui Sensei enseñó un método de sanación de mente y cuerpo basado en el “Reiki del Gran Cosmos”. Una enorme cantidad de gente de muy diversos lugares se le acercó y se enteraron de este sistema, y mucha gente que quería aprender este remedio o tratarse con él  se aproximó al Maestro Usui. Fue muy próspero, vino tanta gente…

El primer nombre del Maestro era Mikao y su sobrenombre o pseudónimo era “Gyohan”. Era del pueblo de Taniai-Mura, Yamagatagun, prefectura de Gifuken. Y su ancestro era Tsunetane Chiba (un comandante militar del final de la era de Heian hasta el comienzo de la era de Kamakura). El nombre de su padre era Tsunetane, pero popularmente llamaban a su padre Uzaemon. El apellido de su madre venía de la familia Hawai. El Maestro nació el 15 de Agosto del primer año de la era de Keio (A.D.1865). Desde joven estudiaba duro a pesar de las dificultades económicas y sus habilidades académicas eran extraordinarias, superando a sus compañeros. Tenía muchos amigos, y de adulto se fue a estudiar a Europa, América y China. A pesar de las aspiraciones de triunfar que tenía, las cosas a veces no le iban tan bien como merecía y frecuentemente vivió en la pobreza y tuvo poca suerte. Tenía que enfrentar muchas dificultades, pero él nunca se rendía y seguía sin miedo, con coraje y tesón empeñado en su entrenamiento, y sin rendirse siguió su aprendizaje y la búsqueda del sentido de la vida.

  1. Un día subió al Monte Kurama para ayunar y llevar a cabo unas disciplinas espirituales muy duras, y al veintiunavo día de ayuno sintió el Gran Reiki entrar por su coronilla en la cabeza, y en un instante consiguió el SATORI (estado de Supra-consciencia), y llegó a dominar y realizar el Reiki Ryoho (Sistema de Reiki de Sanación Natural). 

(2) Después de practicar este remedio consigo mismo y también probarlo con su familia, descubrió que los efectos aparecían inmediatamente. Usui Sensei decidió que “en lugar de sanar sólo a sus familiares, era mejor compartir sus beneficios, esta alegría, la fuente de la felicidad, con todo el mundo”, y decidió enseñar este método a tanta gente como fuera posible.

En el mes de abril del año 11 de Tashou (A. D.1922), fundó una Gakkai (Sociedad Reiki) en Harajuku- Aoyama, en Tokio, para empezar a enseñar públicamente  el Reiki Ryoho, y también  tratar a la gente con el Reiki Ryoho. Los zapatos de la gente que venía de lugares cercanos  y lejanos desbordaban el Dojo. En septiembre del año 12 de Taishou (1923), hubo un gran terremoto y un  gran fuego que devastaron el área de Kanto (Tokio y alrededores), y mucha gente resultó herida o se enfermaron y estaban sufriendo. Usui Sensei sintió una profunda pena por ellos, y todos los días salía a la ciudad para ayudar y dar tratamientos a esta gente. Fue incontable el número de gente que trató y a los que salvó. En cuanto a las actividades de socorro  de este desastre lo contado anteriormente es un breve relato.

Como muy pronto se quedó pequeño su Dojo, se trasladó a Nakano (a las afueras de Tokio), donde construyó uno nuevo en febrero del año 14 de Taishou (A.D.1925)

Su fama era ya entonces extraordinaria y se extendió aun más  por todo el país, siendo invitado a ir a varios sitios en Japón. Respondiendo a las invitaciones, el Maestro fue a Kure, Hiroshima, Saga, y después a Fukuyama, y allí es donde inesperadamente cayó enfermo y murió en un ryohan (hostal japonés). Esto fue el 9 de marzo del año 15 de Taisho (A.D.1926). Tenía entonces 62 años.

La mujer de Usui Sensei era Suzuki, y la llamaban Sadako, y tuvieron un hijo y una hija. El hijo se llamaba Fuji y heredó  el apellido de la familia.

El Maestro Usui era amable y modesto, tenía una gran fe y nunca se comportaba ostentosamente. Era de carácter cálido y cauteloso, y le importaba poco guardar las apariencias externas. Su constitución física era fuerte y grande, y estaba siempre sonriente. Era un hombre de fuerte voluntad, tolerante, prudente y muy  preparado. Usui  Sensei  era versátil, tenía muchos talentos y le gustaba especialmente leer. Tenía grandes conocimientos sobre historia, leía libros de medicina y era un gran conocedor de los sutras budistas y de la biblia cristiana. También sabía de taoísmo, psicología, fisiología, ciencia y sobre artes mágicas. Sus conocimientos,  su disciplina y su práctica espiritual fueron la clave para crear y realizar un método de sanación basado en la ley del REI HO (Reiki Ryoho).

(3) Si reflexionamos, el principal objetivo de este “REI HO” (se refiere al Usui Reiki Ryoho), no es tan solo sanar las enfermedades. Su propósito está en cultivar un corazón puro para disfrutar de la felicidad en la vida, y para, mantener el cuerpo sano a través del “REI HO” (el don para sanar o poder misterioso del Universo) que nos otorga el Cielo, y también disfrutar de los buenos actos de la vida

(4) Por esto, para aprender este método, primero recitamos los “Wakas (poemas) del Emperador Menji” y, una vez por la mañana y otra por la tarde, recitamos mentalmente los Cinco Principios antes de enseñar a los demás:

Sólo por hoy…

No te enojes,

No te preocupes,

Sé agradecido,

Trabaja diligente y honradamente,

Sé amable con los demás.

Estos son los grandes principios esenciales y los más importantes para cultivarse y disciplinarse. Las bases son similares a las que usaban los sabios y santos  de tiempos antiguos para sanar el corazón y la mente. Usui Sensei  consideraba estos principios como: “el método secreto para invitar a la felicidad y la medicina milagrosa y espiritual para curar todas las enfermedades”, y debemos saber que estos principios tienen este propósito y poseen estas propiedades en la enseñanza.

(5) Además, su manera de enseñar era muy fácil de entender, muy cálida y simple. Era rezar con las manos juntas, por la mañana y por la tarde, y pedir cada día ser puro y estar sano en el corazón, la mente y el cuerpo. Recitar los Cinco Principios mentalmente, y aplicar y reflejar estos Cinco Principios en la vida cotidiana es algo esencial.

Por esta razón, este Rei Ho (método de sanación), puede ser fácilmente obtenido por cualquiera. Es un método con el que cualquier persona, con un pequeño esfuerzo, puede conseguir desarrollar “REI HO”, o el don para sanar.

Hoy en día el mundo está cambiando drásticamente, y también hay muchos cambios en los pensamientos y en la filosofía. Afortunadamente, sí podemos extender este “REI HO”, podremos de esta manera ayudar a aliviar las perturbaciones del corazón de la gente e incrementar la moralidad. Por tanto, lo que conseguimos con éste método no es solo los beneficios para sanar las enfermedades antiguas sino también las enfermedades crónicas y los malos hábitos. El número de discípulos de Usui Sensei llegó a ser más de 2.000.

Los primeros discípulos directos que vivían en Tokio se reunían en el DOJO, según su deseo, y aprendían esta gran obra de Usui Sensei y la extendían, y los que vivían en provincias, igual que los de Tokio, transmitieron también este método.

Aunque haya fallecido el Maestro, este “REI HO” tiene que propagarse extensamente y perpetuarse para siempre. OH, ¡qué hermoso! que Usui Sensei, el Maestro, enseñara a los demás en lugar de aplicarse el Reiki solo a sí mismo, que en vez de guardar esto sólo para el bien de su familia y de sus descendientes lo difundiera. Muchos alumnos unieron sus corazones en uno y tomaron la decisión de construir  esta lápida en el Templo Saihoji, en Toyotama Gun, para rememorar su virtud personal y sus méritos sociales, y planearon inmortalizarla para las generaciones venideras  y me permitieron que escribiera este epígrafe memorial.

Admiramos profundamente la gran obra del Maestro Usui, y unidos como maestros, amigos y discípulos, entre alumnos yo tuve el honor de componer el sumario de su vida.

Deseamos desde nuestro corazón que la gente de las generaciones venideras lo recuerde y sigan sintiendo respeto por él y su labor al ver esta lápida”.

Febrero del año 2º de Showa (A.D. 1927).

Compuesto por: Ju- Sanmi (Subordinado 3er. Rango)

                           Kun- Santo (3ª Orden de Mérito)

                           Okada Masayiki (Dr. en Literatura)

Escritura en Caligrafía: Ju- Yonmi (Vicealmirante de Marina,  Subordinado 4º rango)

                                      Kun- Santo (3ª Orden de Mérito)

                                      Ko- Yonkyu (Servicio distinguido de 4ª Clase)

                                      Ushida Juzaburo

Traducido al inglés por: Rev. Hyakuten Inamoto Sensei, Fundador de la Komyo Reiki Kai

Traducido al castellano: Antonio Moraga, Fundador de la Alianza Española de Reiki

Del Manual de Komyo Reiki de los Maestros Bhavani y Yogendra.

Piedra en el mausoleo de Usui Sensei donde se escribió su “Memorial de las Virtudes” siguiendo la tradición japonesa.

Sobre nosaltres

Som una organització espiritual dedicada a la pràctica i contemplació de l'Ésser, la meditació i la pregària, fundades en els valors humanitaris del IOGA...

[ Segueix... ]